in ,

Sexo vainilla: ¿placer monótono?

El término ‘sexo vainilla’ se refiere en las diversas culturas y subculturas al sexo convencional. Los individuos cuentan con ideas variadas con respecto a lo que constituye el sexo convencional. Con frecuencia, se habla del sexo vainilla en contraste con otro tipo de actividades sexuales más imaginativas, atrevidas o exóticas.

¿Sexo insípido?

La explicación de tan curiosa terminología procede del uso del extracto de vainilla como sabor básico de los helados. Esta idea cuenta con algunas vertientes. En primer lugar, la vainilla representa lo más básico. Aquello sin lo cual no se puede decir que haya habido sexo realmente.

 

Por otro lado, se contrasta el sexo vainilla con otras opciones. Una imagen que evoca esta idea es la de alguien que al ir a comprarse un helado puede escogerlo de vainilla y quedarse con lo más básico… o puede optar por una alternativa más exótica en el inmenso universo de posibilidades. Por ello, a veces se emplea de forma peyorativa para señalar el tipo de sexo realizado por alguien que es tristemente convencional e incapaz de explorar otros contextos sexuales.

 

No cabe duda que el sexo vainilla hace referencia a una actitud más bien conformista y poco aventurera. Implica una especie de automatismo y una falta de imaginación, e incluso quizás una cierta pereza. En ocasiones, también se denomina ‘sexo light’, pero eso puede interpretarse de otras maneras y ciertamente las connotaciones no son las mismas. El vainilla es sexo soso, sobre todas las cosas, en contraste con el sexo imaginativo y vigoroso.

 

Si tomamos en cuenta el modelo sexual tradicional, probablemente podemos decir que el sexo vainilla es principalmente coitocéntrico. Entre las parejas heterosexuales del mundo occidental, el sexo vainilla a menudo podría reducirse al coito en la postura del misionero. Sin juegos ni preliminares, sin equilibrio ni sorpresas, y a menudo fugaz: sexo convencional.

 

En ocasiones, entre las personas homosexuales se aplica a alguna actividad sexual en la que no hay penetración.

 

En las relaciones de pareja en las que hay un miembro que disfruta menos con formas más atrevidas del sexo, se le denomina ‘compañero/a vainilla’. De este modo se les etiqueta de poco aventureros y sosos en cuestiones sexuales.

Según esta terminología, muchas personas pueden empezar con una actitud algo aprehensiva en el sexo. A medida que se tiene más experiencia, es posible sentirse suficientemente cómodos para explorar nuevos límites y descubrir nuevas facetas de la sexualidad.

 

¿Cuál es tu sabor favorito en el sexo? ¿Te identificas con la práctica del sexo vainilla? ¿Cómo describirías tus actitudes en el sexo? ¿Te gusta experimentar o estás contento con lo que tienes?

 

Por M. PÉREZ, J. J. BORRÁS Y X. ZUBIETA

Avatar

Written by Revista G

REVISTA G es una publicación enfocada en moda, entretenimiento, cuidado personal, sexualidad, turismo, entrevistas, reportajes y activismo LGBTI. ¡La revista para el hombre gay con estilo!

Deja un comentario

0

GALERÍA: Hombres reales en situaciones reales

Anillo Gotham City