in

Cuando el amor te mata para hacerte vivir

Con motivo de la llegada del mes del amor, febrero, la ocasión nos obliga a repensar aspectos importantes de nuestra vida sentimental, social y emocional que sin duda alguna nos presenta la gran oportunidad de redirigir esfuerzos en busca de lo que todo ser humano anhela alcanzar plenamente, la felicidad.

Por Roberto Alejandro “Magno” Díaz

No podemos obviar el hecho de que por más heridos que hayamos salido de una relación, sea de pareja, de amistad o familiar, ciertamente el amor se hace urgente en esa necesidad humana de sentirnos llenos, atendidos e importantes.

En esta era de constante bombardeo mediático sobre los distintos significados del amor y su impacto en nuestras vidas, resulta meritorio, detenernos y reflexionar sobre lo que verdaderamente esperamos del amor y cómo queremos vivirlo, sentirlo y conservarlo, de manera que se quede en nuestra vida sin importar los elementos externos que lleguen o se vayan de nuestra realidad diaria. La realidad es que sufrimos cuando permitimos que sean otros los que definan lo que es el amor en nosotros o cómo debemos buscarlo o conservarlo cuando haya llegado.

Dentro de esos significados que le provee la sociedad actual al amor, no se puede escapar la realidad de que somos adoctrinados por una adicción impuesta de poseer conforme a nuestra capacidad de consumo o nuestra expectativa de recibir. Siempre pensamos en alguien que “nos haga feliz” o nos “tenga bien”, sea emocional o financieramente. Es raro pensar en la posibilidad de esperar que llegue a nuestra vida alguien a quien “podamos hacer feliz”.

Ese egocentrismo rampante y desenfrenado bajo el cual hemos sido educados social y culturalmente, nos aleja de hallar algo verdadero y duradero. Si bien nada es para siempre, la realidad es que en pleno siglo XXI y con todos los retos que nos presenta la era cibernética de las redes sociales, aún es posible hallar el amor en una relación genuina y saludable. Pero, ¿cómo hallar el amor en una persona estable emocionalmente que sea capaz de respetar un acuerdo de fidelidad y compromiso? La respuesta no se halla buscando en los demás, sino en nosotros mismos.

UNA NUEVA DEFINICIÓN DE AMOR

Cuando somos capaces de matar el amor que nace del ego, para convertirnos en portadores de un amor propio sin igual, estaremos abriendo las puertas a un amor que nos dará vida, nos sacará del desierto y nos saciará con un amor sin condiciones que simplemente nos recordará que nunca debimos esperar un amor que siempre estuvo presente dentro de nosotros.

Cuando morimos al concepto de amor que nos han impuesto, abriremos los ojos emocionales a un amor propio y eterno que nos hará vivir de manera plena y nos otorgará la oportunidad de obtener nuevas bendiciones, esas a las que llamamos, “pareja”, “amigo”, “novio” y “esposo”.

Lo primero es amarnos a nosotros mismos por encima de cualquier cosa, lo segundo, vendrá a nosotros como recompensa del respeto y el compromiso que hoy sintamos por nosotros mismos.

En mi vida personal, amaba de manera tóxica porque esperaba de otros lo que me tocaba hacer a mí, amarme, respetarme y honrar los dones y talentos que la vida me regaló. Cuando aprendí a consentirme primero y a perdonarme por aquello que ya no podía cambiar, el Universo me presentó al que hoy considero, el amor de mi vida. Alguien que al igual que yo, decidió morir al amor que nace del ego para entrar a la dimensión del dar sin esperar nada a cambio, de amar sin condiciones para recibir a cambio todo lo inimaginable.

En nuestra comunidad, existen muchos corazones rotos, muchas almas destrozadas y muchas vidas vacías y sin esperanza, pero nunca es tarde para volver a abrazar, para llorar y para sanar. Nunca es tarde para perdonarnos y volver a amar.

*El autor es relacionista profesional, hijo, hermano, tío, amigo y esposo.

.

Avatar

Written by Revista G

REVISTA G es una publicación enfocada en moda, entretenimiento, cuidado personal, sexualidad, turismo, entrevistas, reportajes y activismo LGBTI. ¡La revista para el hombre gay con estilo!

Jack Tracy

Jack Tracy seduce a los hombres maduros con su álbum “Older”

Tom Goss: La belleza viene en talla grande