Inicio SALUD Tócate y salva tu vida

Tócate y salva tu vida

673

Sé más valiente y menos macho, tócate sin pena” es el eslogan de “Bolas en Juego”, campaña impulsada por Aldo Dowerman Ortiz-Reyes, para combatir el cáncer testicular. El principal objetivo de esta campaña es eliminar el exceso de pudor que evita que muchos hombres reciban un tratamiento pertinente y combatir esta enfermedad.

Pese a ser una enfermedad poco frecuente, se presenta en hombres de entre 15 y 35 años, su importancia radica en que si se detecta a tiempo puede curarse casi en un cien por ciento.

De acuerdo con investigaciones el pudor es una de las principales causas por las que los varones evitan la revisión física, pues muchos acuden a atención medica hasta después de 7 meses de haber detectado alguna anomalía en uno de sus testículos.

Tócate y conoce tu cuerpo

El autoexamen testicular (TSE por sus siglas en inglés) es un método sencillo que les permite a los hombres examinar sus testículos a fin de asegurarse de que no existen bultos ni protuberancias inusuales, que suelen ser el primer indicio de cáncer testicular.

¿Cómo realizar el TSE?

Se recomienda autoexaminarte una vez al mes, para conocer tu cuerpo, familiarizarte con la forma y el tamaño de los testículos. Realizarlo durante o inmediatamente después de una ducha caliente, el escroto está más relajado en ese momento, facilitando, de esta manera, el examen.

Examina un testículo a la vez, recuerda que uno de los testículos, generalmente el derecho, es apenas más grande que el otro en la mayoría de los varones.

Cuando examines cada testículo trata de detectar bultos o protuberancias al frente o a los costados. En ocasiones estos bultos son tan pequeños que apenas se perciben y no producen dolor o molestia alguna.

Si notas algún tipo de hinchazón, bultos o cambios en el tamaño o color, acude al médico; puede no ser cáncer pero la prevención es la diferencia entre un tratamiento a tiempo.

Al igual que algunos tipos de cáncer, el cáncer testicular, puede no presentar síntomas considerables, pero pueden manifestarse algunas molestias como molestia o dolor testicular, sensación de pesadez en el escroto; dolor en la espalda o en la parte baja del abdomen; agrandamiento de un testículo o cambio en la forma como se siente; desarrollo excesivo de tejido mamario (ginecomastia); y tumor o inflamación en cualquiera de los testículos.

Lo más importante es conocer tu cuerpo, alejar la vergüenza y entender que los prejuicios y las etiquetas no salvan vidas, la prevención y una mente abierta sí.

Comments

0 comments