Sam recuerda haber pasado gran parte de su tiempo libre cuando era adolescente, leyendo revistas de moda, viendo pornografía artística y obsesionado con los modelos masculinos. A los 18 años, comenzó a fotografiarse y filmarse desnudo, documentando su sexualidad emergente de una manera conceptual y romántica.

Inicialmente documentó estas imágenes en Tumblr, cuya página fue marcada en varias ocasiones por sus «actos homosexuales abiertos que son demasiado obscenos para el consumo convencional». Entonces, le dio la vuelta a la situacipón y creó  el sitio Sammorris.me . Se centró en hacer un arte más soft- erótica que, según él, fue erradicada durante la crisis del SIDA y opacada por la industria del porno de los años 90.

Desde el principio, fue importante para Morris que filmará bajo la premisa; su cuerpo = su elección. Él no captura sues encuentros sexuales  o los de otros modelos. El sexo solo tiene lugar en su trabajo si orgánicamente se siente bien y es apropiado en el momento.

«Tuve encuentros incómodos con los fotógrafos», recuerda. «Quería que mi set fuera un espacio seguro donde los modelos pudieran vivir sus fantasías de estrellas porno o simplemente explorar un poco su exhibicionismo».Al igual que Tom of Finland, Sam Morris ve su trabajo como arte.

 «Tengo la intención de seguir potencializando mi arte en otras áreas, usando mi ojo para la belleza y mi enfoque intrépido de la desnudez y el sexo», explica Sam Morris. A principios de este mes, nos sentamos con él en Los Ángeles para platicar a detalles sobre su trabajo.

Tu arte a menudo se compara con la de tom of finland. Él incorporó el cuero en su obra, pero tú abordas el erotismo en una dirección diferente.

Creo que el arte de Tom of Finland tenía la intención de desafiar la naturaleza erótica del autoritarismo. Someter a quienes entonces te podían castigar, como policías, era una forma de que él obtuviera una sensación de control sobre ellos. Mi trabajo está tratando de desafiar las opiniones de las personas y difuminar las líneas entre el arte y el porno.

¿Siempre fuiste exhibicionista?

¡Dios, no! Yo era un tímido chico británico. Me llevó mucho tiempo llegar hasta aquí. Mudarse a Berlín definitivamente ayudó.

¿Mudarse a berlín te incitó a vivir tus fantasías más salvajes?

Sí. Mi trabajo está extremadamente inspirado en la escena del sexo en Berlín, y en el sentido general de libertad de expresión de esa ciudad. Berlín me hizo perder mis inhibiciones.

¿Cuáles son algunas de las cosas más interesantes que has hecho en una película?

Tengo una sección de encuentros anónimos en mi sitio web, donde me relaciono con hombres que quieren permanecer en el anonimato. Suelen ser extraños, y esto es lo más pornográfico de mi trabajo.

¿Hay algo que aún te falta probar?

EL BDSM es algo desconocido para mí, pero como un amigo mayor me dijo una vez, los hombres homosexuales deberían conservar algunas cosas para después de los 40; por lo que tenemos nuevas y emocionantes experiencias para disfrutar en nuestros años posteriores.

¿Hay algo que no harás en una película?

Obviamente, pero soy de mente abierta y siempre estoy dispuesto a probar cosas nuevas.

Intentaste algo nuevo en nueva york el mes pasado con una lectura de poesía al desnudo en el bar de alan cumming en nueva york.

¡Esa fue una experiencia increíble! Leí un ensayo sobre mi trabajo, erotismo, pornografía y censura. Cualquiera que se lo haya perdido puede verlo en Youtube. Me encantaría hacer más trabajo escénico en el futuro. Fue increíble poder compartir mis pensamientos frente a una audiencia.

 Por John Stein| Fotografía: Cortesía sammorris.met